/*Abigail Irinne Darcy*/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

/*Abigail Irinne Darcy*/

Mensaje por Abigail I. Darcy el Miér Ago 14, 2013 8:17 pm


17 años
Socios
Inglesa
Shailene Woodley
Familia
Angeline McCoyle, Madre: Es una mujer vulnerable e inestable, el mas mínimo problema la derrumba y no la deja pensar. Perdono a Robert tras el engaño, no sabes si estar mas enojada con él por esa cuestión, o con ella por su falta de independencia. Al final terminaste perdonando a ambos. Ahora solo te ofendes cuando empieza sus diálogos nostálgicos, todos cambiamos, ella inclusive.
   
Robert Darcy, Padre: Es Arquitecto, ahora esta ayudando con los nuevos edificios para St. Springs, y fue idea de él que toda la familia fuera al lugar de vacaciones, o de temporada, el tiempo es indefinido, a tu madre le gusto y a él también. Te preguntas si se quedarán a vivir en el lugar, pero aun nada esta definido. Perdonaste lo que le hizo a tu madre, a pesar de que no estabas en tu derecho, al final coincides con Angeline, reconoció sus errores y volvió, que mas se puede pedir?
   
Christian Darcy, Gemelo, mellizo en realidad, pero siempre dicen que son gemelos, solo difieren en tres cosas, el cabello, mientras el de él es rubio, el tuyo es morocho; la altura; y que él es hombre y tu mujer. Lo conoces de memoria, prometieron serse siempre sinceros y nunca faltar a esa palabra por mas dura que sea. Es tu mejor amigo, y no puedes imaginar la vida sin él, un año fue demasiado tiempo, una vida entera, sería el infierno.

Otros Datos
A demás de su idioma natal sabe hablar francés e italiano.
     
En sus dedos siempre lleva cuatro anillos de plata: uno que pertenecía a su abuela; otro que fue regalo de cumpleaños; y un tercer anillo que tiene una piedra ovalada de onix; y el cuarto es una alianza que utiliza para que no se le salga el tercer anillo, dado que le quedo grande. A simple vista solo se ven como tres anillos, la alianza parece ser parte del anillo de onix. Siempre usa los perfumes de Nina Ricci
     
En su tiempo libre le gusta leer y armar rompecabezas, la tranquilizan.
     
Siempre cuelga de su cuello un colgante con forma de estrella de nieve, regalo de su hermano.
     
Tiene un Violín color caoba, su favorito.
     
Su color favorito es el Camel
     
Es promedio diez en matemática, física y química, sus materias favoritas.
Abigail Irina Darcy McCoyle
Descripción Psicologíca


He aprendido que las personas olvidaran lo que dijiste, lo que hiciste, pero nunca olvidaran los que les hiciste sentir.

¿Nunca has cometido errores? ¿Nunca has sido castigado? ¿Nunca te has visto en la obligación de escribir una y otra vez lo que debes o no debes hacer en una hoja en blanco, por haberte equivocado? Bueno eso es lo que no me ha pasa. A mi familia nunca le importo lo que hiciera o como, fueron mas liberales conmigo.

Para mi existen dos clases de personas, las que son como son, y las que son como los demás quieren que sea. Nosotros lamentablemente pertenezco a ambas, como es común entre la gente, es la filosofía de Darwin, uno debe adaptarse para sobrevivir. Ahora lo primero que debes saber de mi, es que soy una persona que le gusta provocar, picar a las personas. Pero te equivocas al pensar que es porque me gusta ver a la gente sufrir o enfadarse, es porque cuando empujas a alguien hasta que se rompa, obtienes la verdadera cara de las personas.

Soy a la que llaman el cerebrito de la clase, pero lo hacen a escondidas porque no quieren ver la mirada que les pongo, eso es lo que mas me molesta, las personas sin el coraje suficiente para decirte las cosas en la cara y luego atenerse a las consecuencias. Es demostrar a toda costa que no tienen cerebro, porque si tuvieran una pizca de inteligencia, sabrían que puedo ser mas cruel y frívola con esas personas, que como lo soy cuando me hablan de frente, mirándome a los ojos. Hay que decir las cosas que uno cree, lo que sale del alma, así se evitarían mas mentiras y mas tragedias.

Las consecuencias de la vida. Hay cosas que elegimos y cosas que no. Cosas que optamos por hacer y otras que tienen de causa al destino. Pero me parece que hacerse responsable de lo que somos y de lo que hacemos es un valor fundamental en la vida. De nada sirve sentarse a llorar y maldecir por la vida que tenemos o por lo que nos ocurre. De nada sirve llorar cuando todo ya es pasado. Hay que superarlo. Hay cosas que no serán fáciles, pero que en la vida lo es. Puedes tener una vida miserable, pero va a ser así dependiendo como tu quieras manejarlo. Es decir, cuando algo trágico pasa, tienes dos opciones, o ríes o lloras y la mayor parte de las veces, te lo puedo asegurar, reír se siente mejor que llorar. Puedes pasar toda una vida lamentándote, o cinco minutos gozandola.

Al principio puedes ver solo a una niña fría y fuerte, que se cree demasiado superior para relacionarse con los demás, pero en realidad soy de las que piensan que algunas veces mostramos lo opuesto a lo que en realidad somos. No soy fuerte, solo soy una niña de diecisiete años, no me creo superior, todo el tiempo, alejo a las personas porque tengo miedo de que si me muestro vulnerable me atacaran, me lastimaran y luego, me olvidaran. Y si puedo ser competitiva e incluso vengativa, pero, es lo que logras cuando me provocas.

Pero la vida es un espejo, solo devuelve lo que das. Así como me prejuzgan a mi, yo prejuzgo a los demás. Suele ver a la gente de mi edad y no puedo evitar ver su falta de disciplina, su imprudencia, su inmadurez, chicos que creen que vivir la vida es vivir en fiesta borrachos o drogados. La vida es acerca de juntar momentos que quieres recordad para toda la vida, no por el momento en si, sino por lo que sentiste en él.

Creo que desde el momento en el que amamos, el mundo tiene algo que usar en contra nuestro. A si de simple, no ames, no saldrás herido.

Tengo mis momentos en los que me detengo a pensar en la vida, en lo que paso, en lo que puede llegar a pasar, en quienes de verdad son mis amigos, y quienes me apoyaran no importa que es lo que suceda. Son mis momentos filosóficos, en los que me vuelvo una persona adulta.

En lo que queda de los estudios, voy, sigo adelante, pero no me importa mucho. Para mi en la vida solo importan tres lecciones:
a) Uno debe tomar riesgos y probar diferentes caminos, para ver a donde llega.
b) No tiene que decaer cuando las cosas no salen como uno esperaba.
c) Cuando un capítulo se cierra hay que mirar para atrás y ver que aprendiste de todo eso.


Historia


Tomas tus manos tratando de evitar golpear contra algo, estas nerviosa, o más bien ansiosa. Ya ha pasado un año desde que tu hermano entró en rehabilitación, en ese casa a las afueras de la ciudad de Londres, lejos de vuestra casa. Hace un año que se fue para recuperarse, y ahora, por primera vez te dejan salir con él. Es una prueba, si puede pasar esa semana contigo, podrá salir de ahí, posiblemente a tiempo para las vacaciones familiares. Lo extrañas demasiado, es duro cuando se va una persona con la que pasaste los días desde que naciste, pero no te quejas, Chris pago la peor parte.

Luego de un largo suspiro comienzas a golpear el volante con la yema de los dedos, al ritmo del tema que pasan en la radio. Son las dos y veintiocho, dos minutos y sale por la puerta. No mires, no mires, te dices para evitar mirar aquella entrada, pero las ansias ganan, como las últimas cincuenta veces. Y entonces lo ves, sus ojos sobresalen por debajo de la capucha azul, lleva unos jeans, una remera, y un buzo color marino, en sus hombros lleva una mochila. No sonríe, solo saluda a la mujer que posiblemente esta diciendo que es lo que no debe hacer. Su nombre es Marie, hable con ella cuando me dieron la autorización para sacar a Chris un tiempito. Me dio una lista de cosas que no debíamos hacer, y otra con las cosas que no debía dejarlo hacer, y una última con las cosas que yo no debía hacer, aunque sabía la mayoría, no ir a fiestas, no beber, no dejarle las llaves por si piensa en escaparse. Lo de siempre, internet decía lo mismo. Sales del auto, el frío penetra por el fino suéter que tienes puesto, te abrazas y vas a saludar.

-Cuidaré de él- le dices a Marie cuando aprietas suavemente su mano. A Chris le guiñas un ojo y lo abrazas suavemente.

-¿Vamos?- pregunta él con ansias de salir de aquel lugar, no lo culpo, pasar una semana en Venecia con tu querida hermana es motivo para querer salir, por mas que sepas que en realidad lo que quiere es salir de ese purgatorio. Asienten, y se refugian dentro del coche. -¿Que paso con la chica que tenía fobia a los volantes?-

No puedes evitar reír, y te encoges de hombros mientras enciendes el vehículo. Cambio, como tantas otras cosas desde que él entró en esa casa. En un año pueden ocurrir tantas cosas que parece imposible de creer, pero así es, no se puede cambiar. Seguramente para tus padres es peor, deben recordar los días en los que dijeron sus primeras palabras, dieron sus primeros pasos, y ahora ambos crecieron.

A Angelina fue a la que más le costó asimilar lo de Chris, estuvo en terapía por muchas semanas, mas de las que debería. La semana que paso en París con Robert, tu padre, te escribió una carta, te pareció ridículo, pero aún así la leíste, y aún hoy la recuerdas...

“Todo comenzó esa tarde helada de otoño, el frío era impresionante, la lluvia, imparable. Había olvidado mi paraguas y ocultaba los libros bajo mi abrigo para que no se mojaran, él me encontró de casualidad, a él también le gustaba pasar tiempo en la biblioteca, nos veíamos casi todos los días, pero nunca hablabamos, hasta ese día. Me ofreció su paraguas, para salvar a esos libros. Yo no pude aceptarlo al ver que luego él sería el que se mojara bajo ese diluvio. Por suerte los dos íbamos a tomar el subte. Fuimos juntos, y nunca mas nos separamos.

Robert estudiaba arquitectura, como ya te imaginaras, mientras que yo estudiaba economía, eran tiempos diferentes, y aún no descubría mi pasión por el arte, no descubría lo que la gente podría llegar a pagar por uno de mis cuadros. Fue imposible llevarnos mal, ambos compratíamos la situación de una casa llena de familiares hambrientos, llegar de la universidad e irse al trabajo, no poder estudiar allí adentro por el escaso lugar. Nuestras primeras citas, eran a parques, con suerte tomabamos un helado, con lo que nos sobraba del salario, pero nos veíamos todos los días, en la biblioteca, fue como nuestro segundo hogar.

Luego de que él se recibiera decidimos casarnos, fue una celebración corta, luego de firmar los papeles en el civil, fuimos a casa donde compartímos una cena entre las dos familias. Irnos a vivir juntos, fue todo un descubrimiento, al principio cada detalle, por mas pequeño que fuera, era motivo para una pelea, para una discusión y para no hablarnos durante esa noche. Todo cambio cuando tu padre consiguió ese trabajo como ayudante de un arquitecto, y comenzó a ganar como tal. Yo deje de estudiar, y me concentré en el trabajo que tenía como asistente de un estudio de arte. Ahí fue donde vieron mis obras por primera vez, y donde vendí la primera.

Todo comenzó a mejorar, la cálidad de la comida, de la ropa, nos mudamos unas cuantas veces antes de terminar comprando la casa en la que ahora vivimos. Mis obras se vendían bien, y yo no tenía mas que hacer mas que pintar. Tu padre trabajaba día y noche, hasta que ascendió a socio. Los días de ahorro, regateando la mas pequeña cosita se acabaron, todo era de lo mejor, en abundancia. Creíamos que eramos las personas mas felices del mundo, pero no era así, faltaban ustedes dos, mis angeles. Todo cambio desde entonces.

Ustedes eran tan pequeños, tan lindos, tan frágiles. Cuando los sostuve por primera vez tenía miedo de abrazarlos muy fuerte, porque sentí que los aplastaría y perdería. Eran mas brillantes y mas cálidos que el mismo sol. Los vi crecer, los vi pelear, los vi madurar. Mi mejor pasatiempo era ver como ustedes jugaban, se molestaban, y se reían. Y así comenzaron a pasar los años.

Cinco, diez, quince años, y seguían siendo mis angeles, abrazandome, saludandome, dandome esos besos sonoros que tanto les gustaba dar. Estabamos tan bien. Robert tenía razón en que lo mejor era criarlos alejados de la abundancia, pero con un poco mas de lo suficiente. Los hizo mas humildes, amables, generosos. Los cuatro eramos tan únidos. ¿Qué paso? ¿Qué fue lo que nos distancio?

Se que todos comentemos errores, pero no creo que él que ha cometido su padre merezca tanto, merezca tal pena. Me engaño, me fui infiel, pero yo lo supe, y lo perdoné, porqué ustedes no pueden?

Mi psicóloga me recomendó escribirles, para decirles lo que pienso, pero ya no se muy bien que es. Lo que mas me dolió fue verlos discutir, verlos pelear porque se habían ocultado cosas. Ver como Chris se alejaba de la familia y de Robert y no poder conectar las cosas. Ver como tu, mi niña, te ibas a dormir, abrumada para la fría cena, y no poder decirte que todo iría bien. Ver como me mirabas llorar y me abrazabas, sin poder decir nada que me justificará. Ver la tristeza en el rostro de ambos, y no poder hacerlos sonreír.

No lo se, espero que algún día podamos volver a ser la misma familia que éramos.”

Al principio no le habías encontrado mucho sentido, Angeline, tu madre, se había puesto demasiado afligida por la situación. Un esposo que la había engañado y había regresado para pedir perdón. Una hija que sabía la verdad, pero que interiorizaba todo lo que sentía dejando a la vista un semblante impenetrable. Un hijo que comenzó a pelear con su padre sin ninguna razón clara, y luego terminó en rehabilitación. Fue demasiado para ella y colapso, agradeces que por lo menos espero a que Chris estuviera fuera para eso.

Al final todos sabían lo de tu padre, pero todos ignoraban que el otro lo sabía. El secreto termino con la relación familiar únida, donde todos estaban felices, reían y hablaban, dejaron de ser una familia modelo. No es que eso te haya importado alguna vez, pero si te importa ver como tu hermano se pierde, y no lo puedes ayudar. Aun estas resentida porque el hecho de que no te contará la verdad, lo que estaba haciendo y el porqué; por otro lado te odias, por no darte cuenta de lo que le estaba pasando, porque no uniste los hilos, o porque no te diste cuenta de que de un día para otro comenzó a odiar a tu padre, sin mas.

Hablan sobre cosas sin importancia hasta el aeropuerto, de ahí hasta venecia, y todo el viaje en remis hasta el hotel. Una vez dentro te diriges a la ventana, y tras un breve silencio te das cuenta de que terminaran hablando de eso. Solo es que no sabes como empezar, o si será bueno o si Chris quiere ignorar el tema, pero no lo hace, incluso él lo empieza.

-¿Sigues enojada porque no te dije que me drogaba?- la respuesta es que si, pero tengo cosas mas importantes que un simple resentimiento.

-¿Sigues enojado porque no te dije que sabía lo de papa?- Asiente, lo sabías, fue la peor discusión que habían tenido cuando te enteraste del pequeño problema en el que se había metido.

-¿Borrón y cuenta nueva, no mas secretos entre hermanos?- Sonrió y comienzan las bromas, volvemos a ser los mismos hermanos de siempre.

La semana pasa rápido, y al mes, Chris vuelve a casa.





 
» Thanks Wondié♥. Plantilla hecha de manera Exclusiva para St. Springs Club.




forever&always:

avatar
Abigail I. Darcy
Admin✗ReadyOrNotSocia
Admin✗ReadyOrNot ๑ Socia

■ Mensajes : 17

Volver arriba Ir abajo

Re: /*Abigail Irinne Darcy*/

Mensaje por Luka S. Hills el Miér Ago 14, 2013 8:19 pm

Ficha Aceptada
Bienvenido al Foro nuevo Usuario.
Recuerda realizar tus cronologías y relaciones.
Mantente activo ya que si no es asi tus regstros seran liberados.


La locura es un cierto placer que solo un loco conoce.
;">"… Doctor, los locos solo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; solo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos… Nosotros somos los locos. Otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks… no los rompo, no los normo…"
avatar
Luka S. Hills
Admin✗GlamRockLife Celebridad
Admin✗GlamRockLife ๑ Celebridad

■ Mensajes : 72

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.